Depresión: más allá de lo que se ve


La osteoporosis es una enfermedad que afecta los huesos, se caracteriza por la disminución de la resistencia ósea, lo cual predispone a las personas que la padecen a tener mayor riesgos de fracturarse con tan solo una caída, agacharse o toser, por ejemplo.


En los casos más graves, los pacientes pueden ser incapacitados permanentemente.

Con el paso de la edad, la resistencia de los huesos cambia de manera considerable. Lo normal es que los tejidos de los huesos se rompan y se remplacen constantemente. Pero, en el caso de la osteoporosis, la generación de huesos nuevos es más lenta que la eliminación de tejidos viejos.


Los factores comunes que la desarrollan son: envejecimiento, mayor índice de masa corporal, antecedentes familiares, dieta pobre en calcio, mujeres que ya han pasado por la menopausia (y por ende hay reducción de estrógenos), etnia (sobre todo los caucásicos y asiáticos), hipertiroidismo, inmovilización o vida sedentaria, uso excesivo o prolongado de algunos medicamentos (corticoides, antiepilépticos o fármacos para la tiroides) y consumo de tabaco, alcohol o café.

<