¿Gracias a Dios por qué?


Gracias a Dios por las guerras…

Gracias a Dios por mi salvación, Si no fuese por ella, no tendría motivo para vivir.


Gracias a Dios por los sacrificios, Debido a ellos conozco mi nivel de fe en Dios.


Gracias a Dios por las guerras, Porque ellas revelan a los cobardes y a los corajudos.


Gracias a Dios por los aguijones en la carne, Si no fuese por ellos, me acomodaría en la fe.


Gracias a Dios por los que me odian, Si no fuese por ellos, no encontraría fuerzas para luchar.


Gracias a Dios por las dificultades, ¿Cómo ejercitar la fe sin ellas?


Gracias a Dios por los traidores, ¿Cómo reconocer a los leales sin ellos?


Gracias a Dios por el problema nuestro de cada día, Si no fuese por él, ¿cómo vivir en la dependencia de Dios?


Gracias a Dios por las injusticias, Si no fuese por ellas, ¿cómo conocer al Justo Juez?


Gracias a Dios por las incomprensiones, Si no fuese por ellas, ¿cómo entender la mente humana?


Gracias a Dios por los dolores, Si no fuese por ellos, ¿cómo detectar un problema físico?


Gracias a Dios por las debilidades, Porque ellas suscitan mis fuerzas.

Aprendí, en la cárcel, a hacer del limón una limonada.


Gracias a Dios cuando estoy triste, Porque el Espíritu Santo me alegra.


Gracias a Dios cuando lloro, Porque el Espíritu Santo me consuela.


Gracias a Dios por la muerte, Porque ella libera la materia para asumir la Vida eterna.


Gracias a Dios por las tribulaciones, Porque me hacen crecer en la fe.