¿Has estado distraída?

Comprende por qué no debes andar inquieta, sino elegir enfocarte en el Señor Jesús

Últimamente, la vida ha exigido mucho del ser humano, principalmente de las mujeres. Ellas son madres, esposas, profesionistas, amas de casa, entre otras nomenclaturas relacionadas a las tareas que desempeñan. Pero, lo que una verdadera cristiana que quiere agradar a Dios no puede olvidar es que el Señor Jesús siempre debe ser prioridad en su vida.


Sucede que muchas mujeres, por tener tantos objetivos, deseos y preocupaciones, terminan dejando de escuchar y servir al Señor en su interior. Ellas se preocupan tanto por el «hacer», incluso para Dios, y olvidan «ser» más para Él.

Marta y María


Dichas mujeres viven como Marta. Conforme a lo que está escrito en la Biblia, ella fue reprendida por Jesús por haberse inquietado por tantos quehaceres cuando Él fue a visitar su casa y la de su hermana, María. En aquella ocasión, Marta hizo a un lado lo principal, que era escuchar lo que Él tenía que enseñarle, como está escrito: «Pero Marta se preocupaba con todos los preparativos; y acercándose a Él, le dijo: Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo el Señor, le dijo: Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas; pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido l