La diferencia entre debilidad y pecado

Actualizado: 7 de abr de 2020

La vida cristiana comienza cuando la persona toma la decisión de convertirse de sus malos caminos y seguir al Señor Jesús.



A partir de entonces, el Espíritu Santo opera el milagro del nuevo nacimiento, cambiando a la persona de la condición de criatura a hijo del Altísimo.


Ahí comienzan las pruebas y tribulaciones inherentes a todos los que deciden vivir en la obediencia a la Palabra de Dios y andar según Su voluntad. Aun así, la persona está sujeta a la naturaleza humana.


Es por eso que existe una gran diferencia entre debilidad y pecado. En la Biblia, el apóstol Pablo escribe respecto a ella “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo s