¿Qué harías por tener un minuto de paz?


Participa este 18 de octubre en el segundo domingo del Encuentro con la Paz


Sin paz, difícilmente un país, una familia o una empresa serán exitosos, ya que sobrevivirán de forma frágil e insegura. La paz interior, que muchos desean, parece haberse convertido en algo distante en la vida de muchas personas. Y no es para menos. Ella es algo que no se puede comprar en la esquina o a granel en el supermercado.


Aunque muchos la buscan, pocos la encuentran, ya que siguen buscando en los lugares equivocados. La paz aún se asocia a las conquistas materiales, los viajes y es sugerida en las páginas de los libros de autoayuda. ¿Acaso ya la has encontrado en algunos de esos lugares? Con certeza, no.


Garantía

La paz es uno de los nueve frutos del Espíritu Santo: «Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.» (Gálatas 5:22-23).


El Espíritu Santo es el Espíritu del propio Dios, que es dado por el Señor Jesús, el Príncipe de la Paz. «Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.» (Isaías 9:6).


Solo Él da la verdadera paz. Y si hay una verdadera paz, es porque existe la falsa: la que no proviene de él. «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.» (Juan 14:27).


Esa paz verdadera no puede ser arrancada de los que la tienen, porque es una condición de los que se relacionan con el Espíritu Santo.


Cuando la persona recibe el Espíritu Santo, recibe paz en su interior. Eso no significa que no habrá guerras externas, sino que, a pesar de las guerras, por dentro, tienes seguridad, la certeza de que Dios está contigo y no te entregas a la desesperación.


Al recibir una mala noticia, es natural entristecerse, estar aprehensivo por un momento, pero luego viene el Espíritu Santo y da fuerza. No colapsas ante la situación.

4 vistas

© 2020 Iglesia Universal del Reino de Dios - Colombia