¿Tu vida financiera está muerta? Descubre cómo resucitarla


¿Cómo ha sido tu relación con tu vida profesional y financiera? ¿Tienes proyectos pero no salen adelante? ¿Tienes metas, pero no logras hacer algo para que estas se realicen? ¿Te sientes estancado(a) o impotente?


Si eso está sucediendo es porque, probablemente, algo dentro de ti murió. Si tu esperanza y fe ya no son las mismas, consecuentemente tu vida no resultará bien. A final de cuentas, una fe muerta, sin actitud, es igual a una vida muerta.


Lo mismo sucedió con el pueblo de Israel. En ese entonces, el profeta Ezequiel vio un valle lleno de huesos secos. Por medio de aquella situación, Dios le mostró a su siervo cómo todo cambiaría (lee Ezequiel 37:11-14).


La primera cosa que necesitas entender es que no puedes dejar que tu esperanza muera. Si eso sucede, tus sueños también mueren, nada va a salir bien. No obstante, Dios hace que lo sobrenatural suceda.


Reacción de fe


Otro punto importante a considerar es que no es suficiente tener una fe sin actitudes. Muchas personas están viendo su empresa ir de mal en peor, ven la tienda sin clientes y no hacen nada. No reaccionan para cambiar la situación, no intentan nuevas ideas o no buscan inspiración.


«Profeticé, pues, como me fue mandado; y mientras yo profetizaba hubo un ruido, y luego un estremecimiento, y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. Y miré, y he aquí, había tendones sobre ellos, creció la carne y la piel los cubrió, pero no había espíritu en ellos. Entonces Él me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: “Así dice el Señor Dios: ‘Ven de los cuatro vientos, oh espíritu, y sopla sobre estos muertos, y vivirán’”. Y profeticé como Él me había ordenado, y el espíritu entró en ellos, y vivieron y se pusieron en pie, un enorme e inmenso ejército.» (Ezequiel 37:7-10).


Si Dios le dio vida a unos huesos secos, imagina lo que Él puede hacer en tu vida, que está viva. Pero el 50 % del milagro es responsabilidad de Dios, el otro 50 % es tuya. Depende de que creas, luches, perseveres, insistas, confíes, busques dirección y, obviamente, tomes actitudes. Él solo orienta a quien está vivo, escucha y pone en práctica lo que Él dice.


Recuerda: quien no reacciona es porque perdió las esperanzas, está muerto. Y el lugar de quien cree en Dios no es una tumba.

1 vista

© 2020 Iglesia Universal del Reino de Dios - Colombia