Dios, siendo tan grande, ¿trabaja para alguien?


Para que Dios trabaje para alguien, es necesario confiar en Él.

¿Es posible imaginar a Dios, un ser tan grande y sublime, trabajando para el ser humano? Aunque no parece probable, hay un tipo de persona para quien Dios trabaja diariamente.


Recientemente, el obispo Edir Macedo habló del tema. Él basó sus enseñanzas en el fragmento bíblico que se encuentra en Isaías 64:4:


«Desde la antigüedad no habían escuchado ni dado oídos, ni el ojo había visto a un Dios fuera de Ti que obrara a favor del que esperaba en Él.» (Isaías 64:4).


El obispo señal