No desperdicies tus talentos


Descubre cómo desarrollar tus dones y adquirir valor para ponerlos en práctica

En las Santas Escrituras, en Mateo 25:14-30, hay un pasaje en el que el Señor Jesús cuenta la Parábola de los Talentos. La historia es sobre un hombre rico que salió de viaje y les confió sus recursos a tres de sus siervos. El primero de ellos recibió cinco talentos de oro; el segundo recibió dos talentos, y, finalmente, el tercero recibió solo un talento.


Después de cierto tiempo, el hombre regresó a casa y pidió que sus siervos le rindieran cuentas. El primero le explicó que invirtió los cinco talentos y, por eso, adquirió cinco más. El segundo también ya había usado sus dos talentos y, con eso, obtuvo otros dos. Por su parte, el tercer siervo, por miedo, decidió que la opción más segura era enterrar su recurso.


El hombre rico recompensó a los dos siervos que supieron aprovechar sus talentos y le quitó al tercero el único talento que le había confiado.