Que la cuarentena no los separe


Sumado a los diferentes motivos que ya causaban malentendidos en la pareja, el aislamiento provocó un tiempo de convivencia mayor, algo que muchos matrimonios no están logrando sobrellevar y les está impidiendo la felicidad. Esta situación podría ocasionar problemas más graves, incluso el término de la relación, ya que el estrés, el nerviosismo y la impulsividad de los cónyuges aumentan los roces entre ellos y provocan la ausencia de paz en el hogar.


Comprenda que en el matrimonio es necesario que uno de los dos sea el pacificador. Normalmente, este es más prudente que el otro, por eso, cuando surgen las peleas, no intenta responder a la altura, sino que espera que la tensión baje y, en el momento correcto, vuelve a abordar el tema nuevamente.

0 vistas

© 2020 Iglesia Universal del Reino de Dios - Colombia