top of page

Religiosidad y espiritualidad

Estas pueden parecerse y ser confundidas, pero son antagónicas en su esencia y propósito

La vida con Dios o es 24 horas conectados con Él, o no podemos decir que pertenecemos a Su Reino.


En realidad, quien tiene «intimidad» con el Altísimo los miércoles y domingos solo tiene una religión.

Cuando el Señor Jesús les diga en la eternidad a algunos supuestos siervos «nunca os conocí», no significa que Él estaba ajeno a la existencia y a los actos de aquella persona, sino que ella no tuvo intimidad con Dios. El conocimiento genera confianza, genera tiempo juntos, afinidad y cercanía deseable. Quien necesita ser empujado a orar, leer la Biblia, ir a un culto o evangelizar, no es espiritual.


Necesitamos entender que la religiosidad no significa espiritualidad. Es más, pueden ser parecidas e incluso confundibles pero son antagónicas en su esencia y propósito.

Muchos religiosos verán sus décadas de iglesia volviéndose cenizas delante de Dios.

Porque Su Voz potente Les dirá, sin delicadeza:


«Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de Mí, hacedores de maldad.» (Mateo 7:23).


Hoy aún hay tiempo para descubrir la verdad sobre nuestra práctica cristiana. Solo tenemos HOY, pues mañana puede ser demasiado tarde.

43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page